miércoles, 16 de diciembre de 2009

¡OCHO MÁAAS! María Amuchástegui condujo Buen día, María, un programa que invitaba a comenzar el día haciendo gimnasia. Un hecho bizarro le puso fin al ciclo.

Salud, alegría y cordialidad eran los valores que prometía la canción de apertura de Buen día, María, el recordado programa de TV que proponía hacer gimnasia desde casa. María Amuchástegui le puso la cara y el cuerpo al envío diario que introdujo una nueva manera de cuidarse a través de la actividad física (Jane Fonda lo venía haciendo en EE.UU. desde hacía años). Siempre por ATC, estuvo en el aire entre 1986 y 1990. Pero un hecho poco feliz acabó con todo. La conductora tuvo un accidente que quedó en el recuerdo de las anécdotas bizarras de la pantalla chica local: una flatulencia que se escapó cuando no debía y fue escuchada por todos los televidentes y refritada hasta el hartazgo. El comienzo del fin. María atravesó momentos difíciles, tuvo una etapa de alcohol, salidas nocturnas y debacle personal. Con el tiempo se recuperó, estudió Pedagogía y abrió una empresa de ropa interior. El Ave Fénix del Fitness no volvió a la televisión, pero quién puede olvidarse de una de las aperturas más pegadizas de aquellos años.

1 comentario:

Zoquett dijo...

Noooo pobre, cierto que con esa anécdota nos moríamos. Un garronazo, son esas cosas que realmente marcan a la persona y no con un recuerdo grato justamente xD.