domingo, 26 de julio de 2009

HAS RECORRIDO UN LARGO CAMINO La telefonía celular recaló en nuestro país en 1989. Enormes mastodontes que comunicaban sin cables e inauguraban la disponibilidad full time.
Durante muchos años, decir Movicom equivalía a refirnos al teléfono celular, un invento que llegó a estas Pampas hacia fines de la década. Al principio, era una exclusividad destinada a los yuppies y topísimos. En realidad -y como sucede con cualquier invento de la técnica-, la práctica social antecede al gadget; en este caso, se confirmó la regla. El ladrillo, cuyo tamaño se asemejaba a un teléfono convencional, se portaba en el auto o se exhibía con ostentación sobre la mesa de un bar. Con el correr de los años, el vodoque mutó en miniatura, la convergencia integró música, sonidos, comunicación, fotografía e internet. La explosión mobile desarrolló una avalancha de servicios que exceden, por lejos, al hecho mismo del habla telefónica. Después, la fusión: Movistar. Y todos se volvieron locos con el pulgar que nunca descansa. La parafernalia del SMS vicioso, hablar por hablar, decir nada. Queda claro.

2 comentarios:

Rodrigo Ventura dijo...

Alejandro,
Quiero darte las felicitaciones por este maravilloso blog dedicado a nuestra década. Lo consulto casi todos los días.

Un abrazo.

ALE LAVALLE dijo...

Rodrigo, muchas gracias por tus comentarios. Me alegra que te guste el blog. Seguí visitando!!!

Abrazo