jueves, 11 de octubre de 2007

CUBO MAGICO: CUANDO DAR VUELTAS Y VUELTAS ES DIVERTIDO ¿Quién no se volvió loco tratando de armarlo, desistiendo de la faraónica tarea?

Complicado por donde se lo mire, el cubo de Rubik, o cubo mágico, es un rompecabezas mecánico inventado por el escultor y profesor de arquitectura húngaro Ernö Rubik en 1974. Se estima que más de 100 millones de cubos de Rubik fueron resueltos en todo el mundo. El cubo tiene seis caras que están divididas en nueve partes, lo que conforma un total de 26 piezas que se articulan entre sí gracias al mecanismo de la pieza interior central. Indudable ícono ochentoso, el juguete apasiona a grandes y chicos por igual. Y sigue siendo tan intrincado como siempre. Y para escuchar mientras lo armás, un temazo ochentoso: Limahl, con Never Ending Story (1984).
LIC. ALE LAVALLE

4 comentarios:

F e r n a n d o dijo...

Yo me volví loco con el cubo mágico.
Mi única opción fue desarmarlo minuciosamente y dejarlo con todas sus caripelas igualitas como trofeo íntimo de mi discapacidad para lograr vencerlo.

En fin. Simbolo ochentoso si los hay, con el pupinauta.
Never ending Story... Limahl!!! me acuerdo de sus fotos en la revistas pop ochentosas extranjeras!. Qué viejo estoy... ;(

Abrazo y buen viernes para vos!

Christian dijo...

Uff!! si lo odie el aparatejo ese... jamás pude resolverlo y saca mis nervios y peor costado afuera en pocos sengundos... como esos jueguitos de ingenio que venden en las ferias de artesanos... jamás les tuve paciencia!!!!

Yo prefería el otro juego, el que se prendían luces y sonidos, que tenía forma redonda y había que ir apretando (no me acuerdo el nombre)

Chris

Coquita dijo...

me uno al club de odiadores del cubo mágico!
era mas facil el tici-taca o algo así
como estoy!

La Incondicional dijo...

Eso explica lo locos que estamos los que tratamos de armarlo!!!! La culpa es del cubo mágico. Debería tener bastante tiempo libre el húngaro ese para andar pensando algo tan retorcido.